La Posesión de Watseka

El 8 de octubre de 1846 nació Mary Roff, quien sufría de convulsiones a las pocas semanas de nacida. Sus pupilas se dilataban y sus músculos se contraían muchas veces. Ella crecía y a medida que éstos ataques se hacían más seguidos, se deprimía mucho. Cuando lo cumplió los quince años sus padres pidieron ayuda a los médicos, quienes intentaron de todo para poder curarla, le aplicaron sanguijuelas y probaron la hidroterapia, pero no encontraban la solución. A los dieciocho entró en pánico y con un cuchillo de la cocina se laceró gravemente el brazo, sangrando mucho y con posterior desmayo. Cuando despertó se encontraba muy violenta, tanto que ni cinco hombres podían detenerla.

Meses más tarde fue internada en el Asilo Estatal de Illinois en Peoria. En Julio de 1865 sus padres la visitaron y ella decía encontrarse bien, sin embargo subió a su habitación y tuvo un desmayo, luego de lo cual murió.

Seis meses antes en Milford Township, a quince kilómetros de Watseka, había nacido Mary Lurancy Vennum, que luego sería conocida como Rancy. A los trece años de edad empezó a tener convulsiones muy fuertes. Junto con ellas empezó a sentir la presencia de seres extraños a su alrededor que la llamaban por su sobrenombre. Decía que podía viajar al cielo y ver a parientes ya fallecidos.

watseka-wonder-700x363-2

Alguien les aconsejó a los padres de Rancy, que vieran al abogado y espiritista Asa Roff para que tratara el caso de su hija. Reticentes al inicio aunque después aceptaron. Asa era el padre de Mary Roff y enseguida vio síntomas parecidos en Lurancy; al estar convencido de una posesión demoníaca llamó a su amigo el médico y espiritista Dr. Winchester Stevens, quien es justamente el que nos cuenta esta historia en un libro editado para el efecto.

Asa y Stevens realizan una serie de pruebas y rituales a Lurancy y mientras ella nombraba a algunos fallecidos también dijo el nombre de Mary Roff, a lo que Asa le dijo que ella tomara el control para poder eliminar la posesión maligna que dominaba a Rancy, y según Stevens así sucedió.

Desde esa ocasión Asa Roff y su esposa querían llevar a Lurancy a vivir con ellos y luego de convencer a sus padres lo hicieron. Ya en la casa de Roff, Stevens hizo una infinidad de exámenes a Lurancy, declarando que eran las pruebas reales de que estaba poseída por Mary Roff.

Pasó el tiempo y Roff falleció y ya no había quien cuide de Lurancy, por lo que regresó a su casa, y desde ese momento se terminaron las convulsiones y todas las manifestaciones paranormales. Fue muy bien recibida en casa y posteriormente se casó con el granjero Binding. Se fueron a vivir primero en Kansas y luego a California.

Stevens publicó su libro The Watseka Wonder, del cual vendió miles de copias. La casa Roff, que existe hasta la actualidad fue convertida en museo.

Pero hubo alguien que cuestionó la veracidad de los hechos, fue Richard Hodgson, miembro de la Sociedad de Investigación de lo Psíquico y Paranormal. Quien luego de una minuciosa investigación no llegó a una conclusión fija.

Fue Henry A. Bruce, quien en 1909 ha citado a Hodgson y sobre la base de su investigación llega a una conclusión. Para Bruce todo fue una sugestión por parte de los Roff y aún más de Stevens; Lo que hacía Lurancy era simplemente proyectarse en ellos, que todo el tiempo le inculcaban y le predisponían a comportarse como Mary Roff.

Se ha escrito mucho sobre este caso, y en verdad, el único criterio que parece el correcto es el de Henry A. Bruce, o quizá simplemente es otro misterio sin resolver.

Saludos

Anuncios

4 comentarios sobre “La Posesión de Watseka

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.