Sirenas I

En Escocia a inicios del siglo XIX, William Munro, un maestro de escuela envió una carta al Times, contando un avistamiento que había tenido. Miró a una mujer muy hermosa sentada en las rocas a la orilla del mar, durante los pocos minutos que pudo verla, ella peinaba su hermoso cabello, pero al sospechar que era observada se deslizó por las rocas y se logró divisar una cola de pez color marrón mientras se perdía en la profundidad.

Seres fascinantes del mar. Se los mira no solo por los mares de Europa, sino también por todo el mundo. Se las admira por su hermosa y a la vez mortal música. A éstas mujeres con cola de pez se les ha llamado sirenas.

Pero según la mitología griega, las sirenas son mujeres y aves a la vez, son hijas de la musa de la tragedia Melpómene y del dios de los ríos Aqueloo.  Se cree que su transformación fue un castigo de Deméter por no cuidar bien de su hija y permitir su secuestro por parte de Hades.

Otro de los mitos que las nombra, y según algunos críticos sería más antiguo, es el que nombra a Atargatis como la primera sirena conocida, diosa de la Luna y protectora de la fecundidad, quien al huir de la persecución de Mopsos se lanzó al lago Ascalón salvándose ella y su hijo gracias a su cola de pez.

Otra versión es la de la diosa Derceto, quien tuvo una hija con uno de sus sacerdotes, y cuya reacción fue asesinarlo y abandonar a la niña en el desierto y luego lanzarse al lago Ascalón; su cola de pez sería el castigo por su pecado. La niña fue criada por las palomas y se convirtió en Semíramis y posteriormente fue reina de Babilonia. Y muchas otras leyendas, incluyendo la semejanza con la diosa Afrodita y las Oceánidas, dentro de éstas úlitmas está Doris, quien se casa con Nereo, de los cuales nacen las nereidas, las protectoras del mar y de las embarcaciones.

Es por las Nereidas que el mito se empieza a extender por todo el mundo, porque los marineros las invocaban por protección. Durante miles de años su existencia no era discutida. Aparecían en los mapas las zonas del mar Mediterráneo en donde era común encontrarlas. Se dice que las leyendas de las sirenas hacían de los descansos de los marinos más agradables.

Como vemos se volvieron seres que pareciera vivieron junto a los humanos; se dice que Cristóbal Colón también las miró durante sus viajes, pero dijo que “no eran tan parecidos a como se decía”. Es una frase que hace dudar que lo que haya visto sean sirenas, por la descripción, parece que más bien vio dugongos.

Hasta el momento no existen pruebas de la existencia de las sirenas. Se han descubierto fraudes al respecto y el misterio aún está sin resolver.

Saludos

 

Este artículo se relaciona con Gente del Mar
Anuncios

2 comentarios sobre “Sirenas I

  1. La ciencia trata de explicar la presencia de las sirenas con ondas de baja frecuencia producidas por las olas del mar, estas ondas hacen sincronía con las ondas cerebrales que también son infrasónicas y como resultado dan este tipo de percepción .
    Saludos.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s