La Moneda de Diez Centavos – Dime

 

Por STEPHEN J. GRAHAM, MD.

Mientras atendía a John Walters ví un tatuaje grabado en uno de sus brazos, y me preguntaba si tendría alguna relación con la mirada triste que traía. Lo estaba auscultando en el departamento de emergencias por dolor abdominal. Estaba dudoso en preguntarle sobre su tatuaje, pero al final la curiosidad me ganó y dije:

«¿Es eso una moneda?» Pregunté, señalando su antebrazo.

«Sí», me respondió.

«Eso es un poco inusual», comenté, con mucho tino para no ofender.

«Es una moneda de diez centavos», dijo. «Lo hice por mi hijo, Robby».

Hizo una pausa y respiró hondo. Pronto me di cuenta de por qué había tocado algo tan profundamente emocional.

«Lo mataron», dijo, mientras se detenía nuevamente para recomponerse. «Fue un terrible accidente en la autopista hace más de diez años. Era mi … único hijo. Él Amaba las monedas y tenía una increíble colección de ellas. Revisábamos el cambio juntos para encontrar los centavos, las monedas de cinco centavos y las monedas de diez centavos, todas para sus libros de colección. Mi esposa y yo le dábamos las monedas más raras como regalo para su cumpleaños y Navidad. Su moneda favorita era la de diez centavos, y tenía una habilidad inusual para encontrarlas por todas partes. Íbamos a un juego de los Cachorros, y él encontraba una moneda de diez centavos debajo de su asiento o en la acera, en los exteriores de la ventana navideña de su tienda favorita. Cada vez que hacíamos algo especial juntos, él encontraba una moneda de diez centavos. Era muy intrigante los que pasaba.

«Probablemente no creerás lo que te voy a contar, pero después de que nos dejó, yo también comencé a encontrar monedas de diez centavos. Cada vez que hago algo que hubiera sido especial para él, encuentro una moneda: en las vacaciones, cenas, eventos deportivos. Aparecen en el piso, debajo de un plato, o en cualquier lugar. Casi puedo contar con eso ahora, y creo que es su forma de comunicarse. Él me cuida, como mi ángel guardián. Quería que Robby supiera que sabía que estaba allí. , así que me puse este tatuaje en el brazo. Si lo miras, el año es el año de nacimiento de Robby, y su nombre está aquí, R-O-B-B-Y «.

«Es una historia conmovedora», dije, tratando de no mostrar mi escepticismo, mientras al mismo tiempo deseaba que realmente fuera cierto. Pero era cierto para John, y eso era lo importante.

Después que lo terminé de auscultar, John se hizo una tomografía computarizada, que reveló una infección menor.

«Tengo buenas noticias», le dije después de que el radiólogo llamara con el informe. «No necesitará ser internado en el hospital. Es una infección simple. Voy a darle algunos antibióticos, y necesita hacer un seguimiento con su médico habitual en tres días. Oh, gracias por haber compartido la historia de Robby conmigo «, dije mientras me giraba para salir de su habitación.

«Tenía la sensación de que podrías ayudarme», dijo. «Gracias.»

La historia de John resonó en mi mente, pero todavía no podía aceptar que un ser querido pudiera comunicarse desde el otro lado. Regresé al área de dictado del médico donde los pacientes no tienen acceso. Mientras me sentaba en mi computadora para completar sus notas, algo en el suelo me llamó la atención. Lo alcancé. ¡Una moneda de diez centavos!

Un repentino sentimiento misterioso me invadió. Entonces sonreí. «Gracias, Robby», dije en voz baja, «por cuidar a tu padre … y por ayudarme a creer».

ufopolis-ecm moneda

 

Adviento Africa Alquimia Angeles Arte aviones Católica Cerveza Chicago ciencia Conspiracion Curiosidades Ecuador educación Enigmas España fantasmas Historia Iglesia Illinois Italia leyendas Matrix misterio mitología mito mitos Musica Navidad Opinion ovni Paranormal Personajes pinntura pintura Poema Poesía psicología Religion SaintCharles Salud Santos Segunda Guerra UFO USA zack

Donativo para la investigación y la misión

$5.00

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.