Leyenda de la Flor de Navidad

Durante las semanas anteriores a la Navidad, una joven mexicana llamada Miranda había trabajado duro con su madre para tejer una hermosa manta. Ella y sus padres planeaban llevarla a la iglesia en la Vigilia de Navidad cuando todos se acercaran a presentar un regalo al niño Jesús recostado en el pesebre.

Pero, ya casi al llegar el día de Navidad, la madre de la joven se enfermó, y cuando Miranda intentó tejer la manta por si misma, los hilos llegaron a estar desesperadamente enredados. Así que la joven no pudo terminar.

Cuando Miranda y su padre fueron a la Iglesia en aquella Noche Buena, ella estaba triste porque no tenían un regalo para llevar al pesebre. Ni las luces ni los cantos podían animarla. Entonces un ángel la consoló diciéndole: «Tu madre estará bien y deberás llevar al Señor cualquier regalo que puedas encontrar. Es el acto de ofrecer un regalo y no el regalo en sí mismo, lo que cuenta.»

Miranda salió, recogió algunas hierbas del camino y las llevó al pesebre. Entonces hubo conmoción entre la gente. Cuando Miranda miró las hierbas en su mano, ellas se habían convertido en flores de rojo brillante, cada una como una centelleante estrella roja. Cuando la gente fue a casa esa noche, las hierbas de las orillas de los caminos se habían convertido en flores de rojo vivo y brillante: la Flor de Navidad.

flor de pascua mexico

 

Donativo para la investigación y la misión

$5.00

Anuncios

2 comentarios sobre “Leyenda de la Flor de Navidad

Responder a parraca Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.