Y sus Ojos fueron Abiertos

No ha pasado un año desde que Tom murió. Era ciego, un miembro fiel de nuestra parroquia con profundas raíces familiares tanto en la vida de la parroquia como en la comunidad. Tom siempre llegaba a la iglesia vestido con su mejor ropa de domingo: abrigo, corbata, sobretodo, sombrero y por supuesto los zapatos bien lustrados. Él dependía del transporte público para llevarlo a misa, especialmente en aquellos días en que deseaba recordar a un ser querido, especialmente a su madre.

En el momento de la comunión, incluso manteniendo los ojos cerrados en oración, podías oír el golpeteo, golpeteo, golpeteo del bastón blanco de Tom mientras se acercaba al riel del altar para recibir a nuestro Señor. No muy diferente de los ciegos que siguen a Jesús en la lectura del Evangelio de Mateo 9, 27-31, su fe lo llevó a encontrarse con Jesús con confianza. No es difícil imaginar que cuando Jesús vino a buscar a Tom en ese último momento, los ojos de Tom se abrieron y finalmente pudo mirar a su Salvador cara a cara con asombro.

En este viernes de Adviento, podemos estar seguros de que Jesús está pasando junto a nosotros, aunque en nuestra propia ceguera podríamos extrañarlo. Él no solo está pasando, sino que nos invita a ir detrás de Él, seguirlo confiadamente y entrar en la casa de su corazón divino y humano, donde se ofrecerá libremente restaurar nuestra vista.
MELINDA KNIGHT

ojos abiertos

 

Adviento Africa Alquimia Angeles Arte aviones Católica Cerveza Chicago ciencia Conspiracion cuaresma Curiosidades Ecuador educación Enigmas España fantasmas Historia Iglesia Illinois Italia leyendas Matrix misterio mitología mito mitos Musica Navidad Opinion ovni Paranormal Personajes pintura Poema Poesía psicología Religion SaintCharles Salud Santos Segunda Guerra UFO USA zack

Donativo para la investigación y la misión

$5.00

Anuncios

Un comentario sobre “Y sus Ojos fueron Abiertos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.