El Abad

Un grupo de monjes tenía una gran duda, y resolvieron acercarse al superior y le preguntaron: Maestro Abad ¿por qué las inclinaciones malvadas se apoderan fácilmente de un hombre y las buenas son difíciles y siguen siendo frágiles en él?

¿Qué pasará si una semilla sana se deja al sol y una enferma se entierra en el suelo? Preguntó el Abad

«La buena semilla que queda sin tierra morirá al no tener alimento, y la mala semilla germinará, creciendo enferma y dando frutos muy malos», respondieron los monjes.

«Esto es lo que hace la mayoría de las personas: en lugar de hacer las buenas obras en secreto y elevar profundamente los buenos ideales, hacen alarde de ellas y las destruyen». Y la gente -a su vez- esconde sus defectos y pecados para que otros no los vean, muy dentro de sus almas. Allí crecen y destruyen al hombre en su corazón.

Los monjes agradecieron al Abad por la lección y se retiraron meditando.

Autor Anónimo

Adviento Africa Alquimia Angeles Arte aviones Católica Cerveza Chicago ciencia Conspiracion Curiosidades Ecuador educación Enigmas España Fabulas fantasmas Galileo Galilei guerra Historia Iglesia Illinois leyendas Matrix misterio mitología mito mitos Musica Navidad Opinion ovni Paranormal Personajes Peru pinntura pintura Poema Poesía psicología Religion Salud UFO USA zack

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.