El Propio Tormento*

El Rey salió a tomar su paseo por el bosque, y en medio del camino se encontró con un sabio ermitaño.

– ¿De dónde vienes? Preguntó el monarca.

«Del lugar de los tormentos, de los abismos mismos del infierno», respondió el viejo ermitaño.

El Rey entre la sorpresa y la curiosidad preguntó: «¿Y qué fuiste a hacer allí?».

«Mi Rey, Necesitaba fuego», explicó el ermitaño. «Pregunté si compartirían el fuego conmigo». Pero los demonios me dijeron que eso no sería posible. «El fuego que ves aquí es de cada uno de los que viene. Aquí no hay fuego, cada quien trae su propio tormento, su propio rechinar de dientes. Lo construyen durante su vida, cuando niegan que Dios entre en ella».

*De Autor anónimo

Anuncios

3 comentarios sobre “El Propio Tormento*

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.