Fantasma Gritón

La historia sobre fantasmas eran muy antiguas, y en medio de toda la familia, los dos hombres se sintieron muy seguros para iniciar la investigación.

Era un antiguo molino en ruinas. Se sentaron muy confiados a la luz de la Luna y se pusieron a esperar que la leyenda se haya realidad, y así poder saber qué es lo que en realidad pasaba. El frío se puso extremo mientras más se acercaba la media noche. Inesperadamente empezaron unos gritos tenebrosos que salían de la nada, una voz de ultratumba templó el momento y luego un silencio casi mortal. Semiparalizados en medio del silencio profundo, lograron divisar a un hombre cubierto de harapos, su rostro blanco como la misma Luna y sus ojos clavaban la mirada hasta lo más profundo. El fantasma soltó un estruendoso grito, un chillido que rompió el silencio con la fuerza del terror. Los miró acusadoramente y se volteó para marcharse. Gritó una vez más y desapareció entre las paredes del vetusto molino.

El hecho trascendió en todo el poblado de Lewistown, incluso salió en el periódico local del 20 de abril de 1889. Luego de eso los valientes buscadores de fantasmas, nunca más intentaron faenas para las cuales no estaban preparados.

El fantasma que habían visto, era el de Duncan’s Mill, un fantasma bastante famoso durante muchos años en esa zona. La leyenda cuenta que, hace mucho tiempo, dos pescadores que habían lanzado redes cerca de las ruinas del molino comenzaron a discutir sobre el dinero. La pelea se volvió intensa llegando a los golpes y, según el diario local de St. Louis, un hombre usó un anzuelo para «golpear la cabeza del otro en una gelatina». Luego cortó la garganta del hombre y huyó, dejando el cuerpo maltrecho y ensangrentado de su compañero de pesca muerto en el bote. El asesino nunca fue capturado y la víctima nunca fue identificada. Su cuerpo fue enterrado cerca del sitio de su fallecimiento. Poco después, las personas que vivían cerca del molino abandonado comenzaron a informar haber escuchado gritos miserables en la noche y ver una figura misteriosa y envuelta. Se decía que en cualquier noche tranquila alrededor de la época de la cosecha, el desdichado espíritu del hombre asesinado podía ser escuchado e incluso visto. Pero, como podían atestiguar los dos aventureros de Lewistown, fue una experiencia que cualquier persona en su sano juicio desearía evitar.

Africa Alquimia Angeles Arte aviones beer Cerveza Chicago Chile ciencia Conspiracion Cuento Curiosidades Ecuador educación Egipto Enigmas España Fabulas fantasmas Galileo Galilei guerra Historia Iglesia Illinois leyendas Matrix misterio mitología mito mitos Musica Navidad Opinion ovni Paranormal Personajes Peru Poema Poesía psicología Religion Salud UFO USA zack

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.