San Ignacio de Loyola

SAN IGNACIO nació en Loyola, España, en el año 1491. Sirvió a su rey como cortesano y soldado hasta los treinta años. A esa edad, fue herido de gravedad y recibió el llamado de la gracia divina para abandonar el mundo. Abrazó la pobreza y la humillación, para parecerse más a Cristo, y ganó otros muchos para unirse a él en el servicio de Dios. Impulsado por su amor por Jesucristo, Ignacio y sus compañeros hicieron un voto de ir a Tierra Santa, pero estalló la guerra e impidió el cumplimiento de su proyecto. Luego se volvieron hacia el Papa, y se pusieron bajo su obediencia.

Este fue el comienzo de la Compañía de Jesús. Nuestro Señor le prometió a San Ignacio que la preciosa herencia de Su Pasión nunca le iba a faltar a su Sociedad, una herencia de contradicciones y persecuciones. San Ignacio fue encarcelado en Salamanca bajo sospecha de herejía. A un amigo que expresó simpatía por él a causa de su encarcelamiento, él respondió: «Es una señal de tu muy poco amor de Cristo en tu corazón, o no considerarías un destino tan difícil estar encadenado por Su causa, te declaro que toda Salamanca no contiene tantos grilletes, esposas y cadenas como deseo llevar por el amor de Jesucristo». San Ignacio tuvo su tránsito el 31 de julio de 1556. 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.