El Juicio de Paris III

HERA

La esposa de Zeus, por esas cosas de la mitología griega, también era su hermana. La gran Diosa Hera, se sentaba junto al trono del dios y veía con mucho cuidado las infidelidades. Pero ella, nunca le fue infiel.

Se presentó ante Paris con un largo vestido gris y una sencilla corona de flores y hojas, adornada con unos muy hermosos aretes. La diosa era una mujer muy hermosa, y eso aumentaba gracias a su cuidado personal. Porte seguro, maduro y firme, se puede resumir, que Hera, era una toda una diosa. Su esposo Zeus era muy afecto a la andadas, le gustaba mucho corretear a las diosas, a las ninfas y toda muchacha que se le cruzaba en el camino, lo que suponía para Hera, mantener un aspecto muy sobrio y atractivo todo el tiempo.

La fuente de Canathus, muy famosa por limpiar todo, incluso de las impurezas del alma, era destino obligado de Hera, por lo menos una vez al año. Su regreso al Olimpo causaba sensación, y el mismo Zeus quedaba nuevamente estupefacto ante la renovada belleza de su esposa, la diosa Hera. Era conocida como la diosa de los brazos blancos, y mientras caminaba frente al joven pastor, él no pudo evitar asombrarse por la pureza de su piel. Un pavo real, su animal sagrado, caminaba a su lado, con la cola abierta para exhibir una explosión de turquesa y esmeralda, como si pensara que podría prestar algo de su propia belleza a toda la creación.

Paris, muchacho, le dijo, esa manzana me pertenece y tu lo sabes, y tu decisión debe ser muy bien meditada. No creas que quiero influir en tu decisión, muy por el contrario, solo quiero mostrarte lo poderoso que podrías llegar a ser. Gobernar pueblos enteros sin molestias, ni guerras, solo tú en el trono de todo un continente.

O podrías elegir ser un menesteroso para siempre, o quizá simplemente viajar al inframundo y perderte para siempre entre el hades. Soy yo la que merece este gran obsequio, soy yo quien tiene el derecho a poseerlo. La manzana es mía por justicia.

Adviento Africa Alquimia Angeles Arte aviones Católica Cerveza Chicago ciencia Conspiracion Curiosidades Ecuador educación Enigmas España Fabulas fantasmas Galileo Galilei guerra Historia Iglesia Illinois leyendas Matrix misterio mitología mito mitos Musica Navidad Opinion ovni Paranormal Personajes Peru pinntura pintura Poema Poesía psicología Religion Salud UFO USA zack

Anuncios

Un comentario sobre “El Juicio de Paris III

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.