TV Espía ¿Ficción? VI

En realidad parece que alguien está controlando a la humanidad. Parece una absurda conspiración, y la verdad puede que así sea, pero las pruebas están dando elementos de juicio que deberíamos considerar. Como hemos visto, no solo son los dispositivos que se encuentran en los aparatos de televisión, en realidad, la televisión entera es un dispositivo de trasmisión de comunicación. Y no solo eso, resulta, que también manejan la información que llega a nuestros hogares, haciendo que influya en nuestra propia naturaleza, llegando a convertirse en una droga, de la cual es muy difícil salir.

Solo en los Estados Unidos se llegó a la conclusión que, la gran mayoría de la población se «hipnotizó» con la televisión. La empresa Walking Times, sostiene que las personas, ni siquiera son conscientes de que los programas televisivos los están drogando. Se agrava cuando, una persona que no ve televisión, se reúne con un grupo de amigos y resulta que sólo ella no conoce cierto programa, inevitablemente, así sea solo por un momento, será relegada de la conversación. Este impacto puede ser peligroso en términos de discriminación.

Pero regresando a las estadísticas de Walking Times, ellos sostienen que tres cuartas partes de los estadounidenses comen mientras ven televisión. El cincuenta y ocho por ciento de la población, incluyendo menores de un año de edad, tienen televisores en su habitaciones. Es impresionante. En la sala de estar hay una televisión, en cada dormitorio hay otro televisor, en el comedor hay otro. Toda la casa está llena de televisores, par poder satisfacer el ansia de ver el programa favorito o enterarse de la última noticia del presidente o de la modelo del momento que salió desnuda. «Considere estas palabras de Walking Times: «Los niños gastan 3.5 minutos por semana en una conversación significativa con un padre, pero 1.680 minutos por semana frente al televisor».

Se agrava: para cuando alguien llega aproximadamente a la edad de jubilación, los sesenta y cinco años, la persona promedio en el mundo occidental ha visto dos millones de comerciales, muchos de los cuales se publican una y otra vez. Si se fijan, si dejáramos de ver televisión, nos pasaría algo muy parecido al síndrome de abstinencia que sufren los drogadictos apartados de su droga, es literal. Como lo habíamos dicho antes, son las endorfinas que se acumulan cuando vemos Televisión, y cunado ya no la vemos viene la ansiedad y la depresión. Es realmente decepcionante ver a niños haciendo berrinches para poder ver televisión.

No puede ser que todo esto suceda al azar. Alguien inventó la televisión y por una suerte de entuertos que van y vienen, de pronto, tenemos una sociedad drogada. ¿Realmente es así? Es definitivo, alguien debe estar controlando la agenda de los grandes medios de comunicación, caso contrario, se buscaría mejorar la actividad televisiva, o por lo menos implementar una educación respecto a ella. Pero no, porque parce que la televisión también es otra de esas vacas sagradas, de las que no podemos decir nada, salvo en opiniones que nadie toma en cuenta.

La próxima es la última entrega sobre la TV Espía.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.