Isis y Osiris I

El cuarto gran faraón de Egipto se llamaba Osiris. Era un dios, el bisnieto de Ra que, según los egipcios, creó el mundo. Alto, de piel oscura y notablemente bien parecido, era uno de los mejores dioses. Incluso se le conocía como Onnophris, que significa «el único bueno» porque nunca se emborrachó, nunca persiguió a las mujeres y era un enemigo jurado de la violencia.

Osiris tomó como esposa a la diosa Isis, quien también era su hermana. Se podría pensar que esto no era algo particularmente bueno de hacer, pero en esos días (unos cuatro mil años antes de Cristo) nadie habría chistado palabra. De hecho, todos los faraones humanos también intentaron casarse con sus hermanas para demostrar cuánto aprobaron la idea.

Isis era una diosa muy hermosa con brazos delgados, muy ágil. Cuerpo elegante y maravillosos ojos verdes. Habría sido fácilmente reconocible porque le gustaba usar un casco alto con un disco de oro colocado entre dos cuernos. Osiris, por supuesto, llevaba una corona, un cetro y un látigo, que eran los símbolos de su alto oficio.

Osiris e Isis gobernaron todo Egipto por mucho tiempo. Su labor principal fue enseñan a los egipcios muchas de las tareas, tales como la agricultura con sus respectivos ciclos. Es que por esas épocas la gente aún era caníbal, y con la agricultura los dioses lograron acabar con tan horrible costumbre. Osiris enseño a usar el fruto de los cultivos, por ejemplo, como hacer pan y vino.

También, introdujo los conocimientos de la arquitectura; construyó los primeros templos; diseñó las primeras estatuas. Inventó varios instrumentos musicales, principalmente las flauta.

La gran diosa Isis enseñaba a las mujeres muchas otras cosas, tales como moler el maíz y preparar los más diversos platillos. Enseñó el arte de tejer y bordar, creando muy suntuosas telas; y, principalmente trasmitió los conocimientos del arte de la medicina. Es de notar que la leyenda trata de dividir a Osiris para los varones y a Isis para las mujeres, pero no es así; Los dos dioses enseñaban por igual a todos los seres humanos. Sin embargo, fue la diosa Isis quien estableció el matrimonio y la monogamia, antes de su llegada reinaba el desorden.

Isis tuvo un hijo de Osiris, el gran Horus, el dios con cabeza de halcón. En la posteridad sería el dios Sol. Isis y Osiris eran muy amados por su pueblo. Su gobierno era lo mejor que le había sucedido a Egipto

Pero un día, Osiris, le dijo a su esposa Isis que debía marcharse. Isis sorprendida preguntó el porqué.

Osiris le explicó, que se sentía muy contento  con lo realizado en las tierras de Egipto, pero el mundo no eran solo esas tierras, que habían muchos más seres humanos que necesitaban de esos conocimientos. Puso de ejemplo al Asia, en donde, decía, aun reina el salvajismo, viven en cavernas y ni siquiera pueden cocer sus alimentos. 

Yo me iré, insistió Osiriis, me iré al Asia, mientras tanto tú, la Reina Isis gobernará el Egipto. 

Así lo hizo, se marchó al Asia e Isis mantuvo todo en perfecto orden, hasta que…

Anuncios

Un comentario sobre “Isis y Osiris I

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.