San Antonio predica a los peces

Un día San Antonio llegó a la ciudad Rímini, y por donde quiera que iba los residentes no querían escucharlo. Estaban en sus labores diarias y no podían quedarse a oír los hermosos discursos del santo.

Fue para el templo, y también allí reinaba la soledad y el silencio. Muy preocupado San Antonio, se puso a caminar hacia el mar. Una vez allí miró el mar y sus aguas a los peces reunirse. Mientras caminaba lo seguían.

San Antonio lo pensó y dijo, ustedes quieren escucharme, entonces para ustedes predicaré. Una gran sermón declamó el fraile.

En eso y por el ruido empezaron a aparecer los lugareños, y muy asombrados se quedaron al ver lo que sucedía, otro de los grandes milagros de San Antonio de Padua.

Anuncios

2 comentarios sobre “San Antonio predica a los peces

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.