Perder el tiempo…

Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón.
Confucio

El día de ayer, mientras estaba sentado en una muy bonita biblioteca, acá en un pueblo del medio Oeste estadounidense, alguien que me conocía se acercó y de manera muy amable me hizo una pregunta.

He escuchado una de sus conferencias, y usted es muy claro en algunas cosas, sin embargo lo he visto esta mañana asistiendo a misa, y mi mente se movió mucho al no comprender, cómo usted, y también los otros que van, pueden perder el tiempo yendo a un lugar a rezarle a alguien que no existe. ¿Por qué pierde su tiempo de esa manera? ¿Por qué ellos pierden así el tiempo?

La verdad me cogió en curva, es decir, totalmente desprevenido; sin embargo el universo es fantástico, y con el «rabo del ojo» logré ver el libro que llevaba el niño que lo acompañaba. Con esa base inicié mi respuesta:

Mire amigo, me alegro mucho que Usted me haya escuchado en alguna ocasión, por eso sabrá que mi apertura al conocimiento es total. Sigo esa frase que reza que «no se debe ser hombre de un solo libro», significando que debemos convertirnos en buscadores de la verdad. Los sabios, seguí, dicen que una persona es lo que busca, porque lo que un individuo busca en verdad es a sí mismo, y tanto la búsqueda como el encuentro siempre serán lo mismo, es decir el buscador y lo encontrado siempre están juntos, aunque al inicio estén en una aparente separación.

Cuando yo voy a la Iglesia busco al Ser Divino que lo ha creado todo, aclaro, que no es el todo, sino que lo ha creado todo. Con lo dicho anteriormente, busco a la divinidad con el fin de encontrar esa divinidad en mí mismo.

Ahora, estimado amigo, le dije, que le parece un individuo que empieza hace muchos años mirando una película que estaba muy bonita; pero que quedó inconclusa. Entonces los productores de la película exhiben la segunda parte, que también de cierta manera queda inconclusa, y entonces, los productores sacan la tercera parte; Hasta ahí ya van cuatro años. Pero eso no queda allí. Los productores sacan películas relacionas y solo los episodios de la rama principal son cuatro desde el 2012, y sabiendo además, que todo el tema de la película, todos sus personajes y todo el entorno que da pie a esos veinte y tantas películas, son claramente ficticios. Ficción nunca negada por los productores, los mismos que tampoco han apelado a una historia real de base. Se sabe que el creador de los personajes fue Stan Lee, allá por 1983. Y por fin llega la película «Endgame», y la locura social se estremece de aún más locura, convirtiéndose en la película más vista de todos los tiempos.

Ahora, yo le pregunto amigo mío, le dije, ¿Por qué Usted ha perdido tantos años de su vida creyendo en Thor, IronMan, Gamora y todos los Avengers?, y, ¿Por qué permite que su hijo también pierda su tiempo leyendo un libro sobre algo, que Usted, sin lugar a dudas sabe que es ficción?

Miró al niño, me miró a mí, me dio las gracias por la respuesta y se fue…..

anecdota personal zack library

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.