El Discípulo Apurado

¿Cuánto tiempo debo estar meditando a tu lado para llegar a la iluminación? -le preguntó al maestro el recién llegado discípulo.

Depende de muchas cosas -di¡o el anciano-, es difícil saber…

Aunque sea, quisiera tener una idea… -insistió el joven. ¿Dos años? ¿Cinco? ¿Diez?

Digamos diez años -contestó el anciano.

-Es demasiado tiempo… -reflexionó el joven, y después de unos minutos siguió -¿Y sí yo tomara la decisión de dedicarme solamente a pensar y meditar sobre lo que aprenda? Si no uso mi mente para otra cosa más que para este objetivo, si sólo me ocupo de iluminarme, ¿cuánto tardaría en ese caso?

-Ahhh -respondió el viejo sabio-, si eres capaz de hacer eso verdaderamente, entonces te llevará por lo menos veinte años…

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.