Martes de Pascua.

Hoy, en la figura de María Magdalena, podemos contemplar dos niveles de aceptación de nuestro Salvador: el primero, imperfecto; Completa, la segunda. Según la primera, María aparece como la más sincera de los discípulos de Jesús. Ella lo sigue, Maestro incomparable; heroicamente, se apega a Jesús, crucificado por su amor; Ella lo busca, más allá de la muerte, enterrada y desaparecida. Cuan llenos de admirable y humilde sumisión a su “Señor” están sus dos exclamaciones de que, como dos perlas únicas, el evangelista Juan nos ha guardado: «Se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto» ( Jn 20:13); «Señor, si lo has quitado, dime dónde lo has puesto, y yo iré y lo sacaré». (Jn 20:15). La historia ha visto a pocos discípulos tan leales y llenos de afecto como María Magdalena.

No obstante, la buena noticia de este martes, octava de Pascua, supera con creces toda honestidad ética y fe religiosa en un Jesús admirable, pero en última instancia, la muerte, para llevarnos a un ambiente de fe en Jesucristo Resucitado. Un Jesucristo que, en el primer momento, alejándola del nivel de fe imperfecta, le pregunta a María Magdalena: «Mujer, ¿por qué lloras?» (Jn 20, 15) A lo que, sin la suficiente capacidad de comprender, responde como lo haría un granjero interesado solo en su propia ansiedad; un Jesús, ahora, que en un segundo y definitivo momento la llama por su nombre: «¡María!». para sacarla de su estupor y sacudirla con resurrección y vida, es decir, con Él mismo, resucitado y vivo para siempre. ¿El resultado? María Magdalena, creyente y María Magdalena, apóstol: «Así que María Magdalena fue y anunció a los discípulos: “ He visto al Señor ”(Jn 20, 18).

No es infrecuente hoy en día encontrar a muchos cristianos que no pueden ver claramente lo que vendrá después de esta vida y que, por lo tanto, tienen dudas sobre la resurrección de Jesús. ¿Estoy entre ellos? Por otro lado, también están aquellos cristianos que tienen suficiente fe para seguir a Jesús en privado, pero que tienen miedo de proclamarlo apostólicamente. ¿Pertenezco a estos? Si este fuera el caso, permítanos decirle, como lo hizo María Magdalena: «¡Maestro! Aferrémonos a sus pies y vayamos a nuestros hermanos y digámosles: ¡El Señor ha resucitado y yo lo he visto!

Martes de Pascua I Santa María Magdalena

*Basado en la reflexiones de + P. Antoni ORIOL i Tataret

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s