La conspiración del Elefante

Hay una antigua parábola, o fábula, o como sea que se la clasifique, que cuenta que en una ocasión unos hombres sabios hicieron unas pruebas sobre la percepción.

Reunieron a unos cuantos hombres ciegos y cada uno de ellos le hicieron tocar una parte específica de un gran elefante. Así, el primer ciego tocó el rabo y describió al elefante como una larga cuerda. El segundo ciego tanteó una oreja y concluyó que un elefante era como una carpa. El tercer ciego conceptuó al elefante como una fuerte columna, ya que él había tocado una de sus patas. Y así, cada ciego describió al elefante según la parte que sintió con su tacto.

Que interesante parábola. Muy parecido este experimento a lo que hacen los medios masivos de comunicación en la actualidad; cuentan sólo una parte de lo que sucede y la gente concluye que eso es todo lo que pasa. El ser humano es como esos ciegos y la información que recibe es sólo parte de algo mucho mayor.

¿Y qué tal si los experimentadores a la pata del elefante le untan mermelada? De seguro el ciego dirá que un elefante está hecho de jalea de guayaba. ¿O, si a la cola le dan la textura de un diamante?

Que reto tan grande tiene la humanidad, tanto colectivamente cuanto individualmente. Poder conceptuar un elefante partiendo de tocar su cola.

Para meditar…

Anuncios

Un comentario sobre “La conspiración del Elefante

  1. ¡Que interesante reflexión! Y muchas veces en base a lo poco que percibimos pensamos y tomamos desiciones importantes en la vida.

Responder a monica abad Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.