Árbol de Navidad

Cada año llega la Navidad y con ella relucen un sinnúmero de tradiciones. Muchos aprovechan para recordar viejas leyendas y otros encuentran necesario desprestigiar la fiesta. Todos, de una forma u otra viven la Navidad como una fiesta. Por supuesto, los cristianos celebran con ahínco y le dan una importancia prioritaria.

Una de esas tradiciones que remonta los tiempos, es el árbol de Navidad. Historias de las más variadas la rodean. Aquí haremos mención fe la que se cree es la historia verdadera, que no tiene ningún misterio, ni mucho menos una conspiración contra la humanidad.

En las tierras que hoy se conocen como Alemania, vivían tribus con una cultura propia, y con una mitologia propia. Rendían culto a la continua renovación de la vida, y creían que eso sucedía en el solsticio de invierno. Para ellos el universo entero era sostenido en un árbol y en sus ramas; entonces como simbología adornaban un árbol para representar al universo. El Sol, las estrellas y la Luna formaban parte de simbología representada por antorchas de diferentes tamaños. Con ello rendían culto a Odín, el dios creador.

Cuando el cristianismo llegó a aquellas tierras fue cambiado el sentido de aquellos símbolos. San Bonifacio miró aquel extraño rito y derribóel árbol que rendía culto a Odin. En su lugar adornó un pino, que sólo con ser tal ya representa el amor perfecto, la paz y la armonía del Dios de los cristianos. Pero además el santo católico lo adornó con manzanas que significaban el pecado original; y con velas blancas que serían la luz de Cristo cómo Salvador de mundo. En resumen, lo hizo con una simbología netamente cristiana.

La época coincidía con la Navidad, por lo que pronto pasó a formar parte de ésta fiesta. Y con el tiempo se le dio la interpretación de que la verdadera luz es la de Cristo, y el solsticio viene a representar el resurgir de la humanidad frente al pecado de los primeros padres.

En la Edad Media se propagó por toda Europa y En algunos lugares le fueron agregando más elementos, cono la estrella, que sería la estrella de Belén como signo de la llegada del Mesías prometido, y que también guió a los Reyes Magos hacia Belén.

En la actualidad el uso del árbol de Navidad está extendido por todo el mundo. En la Europa mediterránea y en los país es conquistados por ellos, el árbol se combina con la representación del nacimiento o Belén, lo que acrecentar en mucho la simbología católica.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.