El Poeta

El carácter bohemio de los artistas es sobreentendido. Y en Gustavo Adolfo Bécquer se lo da por descontado. Es verdad, Bécquer para poder escribir la maravillosa obra que ha trascendido las generaciones, realmente tomó de la bohemia y de su genialidad, sin lugar a dudas, para lograrlo.

Con sus poemas miles, millones sueñan con el amor. Otros, los analizan para comprender su filosofía. Todos buscan la manera de ser parte del milagro…

Es que Gustavo Adolfo Bécquer fue espectacular, diferente en cada palmo de vida. No es sólo un romántico y un posromántico. Es la huella certera de que la poesía existe sin tiempo y sin espacio.

Cuando tenía muy poca edad falleció su padre. Artista también. Era pintor así como también su tío. Todos pensaban que el pequeño Gustavo alguna vez sería un gran pintor.

A sus 10 años también falleció su madre. Quedando huérfano tuvo el cuidado de su tía, quien también pensaba en que Gustavo se hiciera un gran pintor. Lo envió a un escuela de arte, pero el maestro dijo que Gustavo nunca sería pintor, sino simplemente un mal literato.

El Poeta por excelencia, el artista español que cuida de llevar a su Patria rumbo al trono de la intelectualidad. Ese era Bécquer.

Nació en Sevilla en 1836, pero luego fue a Madrid. Intentó iniciar su carrera literaria, pero al inicio tuvo un fracaso. La inestabilidad económica y también su salud no eran de mucha ayuda. Trabajó para el periodismo, en donde mostró dotes de extraordinario análisis sobre los hechos que informaba.

Gustavo Adolfo Bécquer, el poeta que soñó con el amor e hizo del neoplatonismo una realidad. En 1858 conoció a Julia Espín, que según el decir de los biógrafos era una mujer más hermosa de lo normal. Luego en 1861 contrajo matrimonio con Casta Esteban, también considerada muy hermosa. Según sus biógrafos, para Bécquer su relación con Casta, era más bien lejana, era como si se tratara de un matrimonio por conveniencia. La verdad es que es muy difícil saber eso, aunque insisten en que sus rimas, por ejemplo, fueron hechas para dos tipos de mujeres, una de carácter más fuerte y de cabello negro y ojos de igual color, y otra de cabello rubio de ojos azules y quizá más voluptuosa y más suave y bondadosa.

Lo cierto es que Bécquer tenía su carácter bohemio, y era normal que quizá no se cuidaba mucho en su vida social. Pero tanta es su fama que hubo quien le invente amores. Salieron una serie de poemas, supuestamente dedicados a Elisa Guillén, un amor que superaba cualquier límite. Lo cierto es que ésta Elisa Guillén nunca existió, y esos poemas resultaron ser una muy buena falsificación.

El poeta murió en Madrid el 22 de diciembre de 1870. Se cree que por tuberculosis. Sin embargo, hay suficientes razones para creer que el desencadenante de su muerte fue un frío extremo que tuvo que soportar. Incluso hay quien piensa en alguna enfermedad venérea.

Al no tratarse este artículo de una biografía, ni tampoco de estudio literario de Bécquer, no se profundiza en todo lo que se expone. Es solo el recordar a uno de los grandes genios de la literatura universal, el poeta por antonomasia.

el poeta gustavo adolfo becquer rimas

Anuncios

4 comentarios sobre “El Poeta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.