Aquel Lugar…

20181211_1545491343222760.jpgPasó por todo menos por la puerta. Inusual forma de eludir a cancerbero. No lo vio y entró a través de sus grandes fauces.

Que las piedras del camino no te detengan le decía aquel anciano… por eso se fue por la autopista. Llegó  y saludó y el diablo no respondió. Es un tipejo desvergonzado.

Sin embargo su puesto estaba reservado; aunque su boleto nunca se lo entregaron… la certeza de su fe solo el maligno podría tenerla…

Las autopistas de aquel lugar son candentes… suena una extraña música con la que la juventud delira… es pegajosa su danza, su rítmica y audaz sensualidad….

Sus parques calientan el deseo… los cinturones de castidad son incinerados junto con la virtud… somos muchos gritan los perdidos. Somos pocos gritan los demonios…

Las espinas son sin rosas, y las rosas se asemejan a voluptuosas musas… inspiradoras de más deseos y cada vez más de ellos; mientras más desea el incauto más insatisfecho será …

Rojo y rojo. Negro y gris, vuelve el rojo anaranjado en cansancio mortal….

Buscó  la salida y no existía; cruel condena sin avisos… eres de fuego y sol hasta que el invierno te cala los huesos… mortal y risueño… mortal momento de frustración criminal…

Ya no eres tú, ni tampoco eres él…

20181211_154325600154591.jpg

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.