La Patasola

En cada país existe una historia que cuenta el castigo a las infieles. A mujeres hermosas que les quitan a sus niños recién nacidos, o que las abandonan en parajes distantes para que el destino las deje morir.

En Colombia, en Los Andes Huilenses no está la excepción. Cuenta la leyenda que por sus estribaciones, ya,entrando a la selva, vaga una mujer voluptuosamente peligrosa. Sus ojos son de un negro seductor imposible de dejar de mirar. Muchos dicen que son verdes porque dan esperanza al incauto de poder poseerla.

La manera de reconocerla es mirar a sus alrededores, siempre estará acompañada de serpientes venenosas, también exuberantes de hermosura, así como de mortal atracción.

Esta mujer, fue abandonada en la profundidad de la selva por el que fuera su esposo. Quien luego de sorprenderla con uno de sus amante le cortó una de sus piernas, quedando patasola. Su esperanza era que muera al son de la terrorífica hambre de las bestias salvajes, que no perdonarían tan delicioso manjar. Pero no fue así. Las serpientes la adoptaron, mutando en un híbrido de mujer serpiente, que deambula en la inmortalidad capturando incautos deseosos de placeres fáciles, para luego asesinarlos en rituales sólo por ella y sus bestias conocidos.

Los escépticos dicen que son cuentos de beatas y curas para asustar a los débiles mentales para que no conculquen el sexto mandamiento.

Pero con no creyentes y todo, muchos juran haberla visto, y muchos otros haber logrado escapar a sus sensuales formas, claro que lo lograron por su innata pureza…

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.