Una sola cosa…

Quito uno nevados

 

En medio de nevados friolentos de cariño, deseosos de quemar tus plazas. Vives rutinaria la que otrora fuera colonial y musical. La conventual ciudad de Los Andes, cansada y risueña entre la soledad de la noche iluminada…

Construcciones en lenguaje cristiano, con carismas de incienso y mirra; hoy son recuerdos lejanos el clamar a un Dios bondadoso, hoy es olvidado entre cenizas y borracheras. Hoy tu alma ha perdido tu remembranza… conservadora te llamaban y hoy te olvidan. Corazones ardientes te socavan la nobleza…

Abro los ojos del tiempo y te miro en la espera. Espera para ir por ti pero tu huyes de cualquier manera…. Pequeña como un sol de otoño y grande como un ruiseñor de llanto. Aún te escucho en mis noches largas, Aún pides una sola cosa…

Pensé que escribirte sería una pequeña quimera, resultó un enjambre de recuerdos mundanos

¡Oh Quito de leyendas sombrías!, copada de padres Almeidas sin dar descanso a tu sonrisa, eres de incienso y vino. Embriaguez de fiesta en un parque de distancia… El Carmen Alto llora de nostalgia…

Quito Uno Catedral

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s