Una Historia para la Unidad

En mil novecientos cuarenta y dos, Gehart Reigner era un abogado participante del Congreso Mundial Judío, en Génova, Suiza. en muchas de las tertulias con los demás participantes, un ingeniero industrial alemán le comunicó sobre el terrible plan que tenían los Seguidores de Adolfo Hitler y él mismo para exterminar a todos los judíos.

Riegner tomó muy en serio esa comunicación y se preocupó y envió un telegrama urgente al Departamento de Estado de los Estados Unidos de América y a la Oficina Británica de Asuntos Extranjeros, explicando con detalle el plan NAZI del extermino judío, en el que planeaba usar ácido prúsico para lograr asesinar a la mayor cantidad de judíos.

Pero, nadie le tomó en cuenta.

Luego Reigner dirá muy conmovido que él nunca ha sentido tan fuerte el abandono, la impotencia, la frustración y sobre todo la soledad, que cuando envió un aviso urgente al mundo libre, sobre el terror que se avecinaba, nadie, absolutamente nadie le creyó.

Pasada la guerra, Riegner se dedicó a establecer relaciones entre los judíos y otros pueblos y religiones, especialmente pensaba crear vínbculos verdaderos y duraderos con los católicos. Él pensaba que así, evitaría esa soledad profunda del pueblo judío, y así podría evitar otro holocausto.

El presidente Roosevelt, por el telegrama de Reigner fundó el Comité de Refugiados de Guerra, con la intención de ayudar a los judíos que huían del terror del exterminio.

Más tarde, Gerhart Riegner fue observado del Concilio Vaticano II, el primer judío en ostentar un cargo así. El Papa Juan Pablo II lo erigió caballero  en jefe de la Orden de San Gregorio Magno. (*)

Sus actos en realidad fortalecieron los vínculos entre judíos y católicos, así como también, con el Consejo Mundial de Iglesias Cristianas. Es un verdadero triunfo haber conseguido que tan diversas tendencias se sentaran juntas a buscar una salida al terror y encontrar la paz entre todos los seres humanos.

Ya que hoy, primer Domingo de Adviento para los católicos, coincide con el inicio de Hanuka de los Judíos, y mañana tres de diciembre, aniversario del fallecimiento de Gerhart Riegner. Vaya este pequeño homenaje a él y a quienes buscan la unidad y la paz.

una historia jyc34

 

(*) Tomado de los escritos de monseñor Ken Untener

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s