Einstein Creyente

Dentro de la continua discusión sobre religión y ciencia, siempre surgen las partes que sacan a Albert Einstein como un acérrimo ateo. Pues bien, ésta es otra de las tantas mentiras que recorren los círculos de los seudocientíficos. La verdad es que el gran autor de la teoría de la relatividad sí creía en Dios. Pero, bajo algunos aspectos, que aunque muy cortamente, son necesarios explicar.

Como primer punto, vale recordar la anécdota de Albert, cuando estaba de estudiante. Un profesor suyo, le hizo, quizá con intenciones ocultas; una pregunta un poco singular para las aulas universitarias. ¿Eres cristiano?, respondió. El profesor insistió, ¿Eres Creyente?, a lo que muy seguro el joven Albert volvió a responder con un rotundo sí.

Aquel profesor, entonces, inició una serie de preguntas con las que él pensaba demostrar que Dios no existe. Preguntas sobre si Dios es bueno o malo, o sobre si ayudaría o no a quien estaría en peligro. Se volvía evidente que las respuestas a tales preguntas mostraban a un Dios malvado o simplemente incompetente, y como por concepto Dios no puede ser así, entonces simplemente no existiría. Albert, con su estilo lento pero seguro, esperó casi hasta el final para ensayar una respuesta.

Su respuesta fue con una pregunta que tomó por sorpresa al profesor: ¿Existe el calor y el frío?. -Por supuesto respondió el maestro. –No, no existe, replicó Albert, porque el frío no es medible y el calor sí, por lo que el frío sólo es la ausencia de calor. ¿Existe la oscuridad? insistió Albert. -Sí, respondió nuevamente el profesor. Otra vez No señor, la oscuridad es la ausencia de luz. Se puede aumentar la luz pero no la oscuridad. Si se disminuye la luz aumenta la oscuridad. Es la luz la que es regulada y la que realmente existe.

Usted expone la dualidad para probar la no existencia de Dios, es decir, como bueno o malo, pero Dios no es finito y medible. La ciencia no ha visto la electricidad pero la usa. La ciencia no ha visto un pensamiento, pero sabe que está allí. Además, ver la muerte como opuesto a la vida es un error, simplemente es la ausencia de vida.

Cómo conclusión Albert dijo: «De igual manera el mal no existe, éste es la ausencia de Dios. Es igual a la oscuridad o al frío, una forma de expresión que el hombre ha instrumentalizado para mostrar la ausencia de Dios. Dios no creó al mal, éste es el resultado de lo que pasa cuando los humanos no tienen el amor de Dios en su corazón. Es igual que el frío llega porque no hay calor o la oscuridad se nota porque no hay luz.»(*)albert Einstein joven estudiante

Como segundo punto, en una ocasión Albert Einstein, siendo ya famoso, le preguntaron si era ateo; su respuesta fue enfática: «No soy ateo», y contó una pequeña historia para exponer su pensamiento:

Somos como un niño que entra a un Biblioteca muy grande y muy diversa en temas y lenguajes. El niño comprende que en esos libros está escrito mucho conocimiento, pero no sabe lo que es. Pasa por su mente que quizá en esos libros exista un orden definido, pero no sabe cuál es. Esa debería ser la actitud más inteligente de los hombres hacia Dios. Para terminar su exposición dijo: «Yo creo en el Dios de Spinoza pero más admiro su contribución al pensamiento moderno, porque fue el primer filósofo que pensó en el alma y el cuerpo como unidad y no fragmentada”, dijo Einstein.(*)

Pienso que la confusión sobre si Einstein creía o no en Dios está en la última parte. Parece que los que piensan en el ateísmo de Einstein no comprenden la diferencia entre pertenecer a una Iglesia o Religión y simplemente creer en un Creador. La verdad es que en otra ocasión el científico, dejó muy en claro que él no creía en el Dios de los Jesuitas. Pero sí creía en Dios. No queremos decir con esto que el Dios de los Jesuitas no sea Dios, sino que dentro de la concepción de Einsten, hay un Dios diferente al que creen en la Compañía de Jesús. El punto es que Albert Einstein tenía un concepto propio de Dios Creador en el cual creía. Y ser ateo significa NO creer en ningún Dios.

Además Albert Einstein tiene unos textos de su propio puño sobre ciencia y religión, de los cuales prometo tratar en posteriores artículos.

albert einstein lk

(*) La mayor parte es tomado de Glimpses of the Great, G.S Viereck, in the chapter What life means to Einstein. Además de textos privados en donde se comentan las anécdotas de Einstein. La foto de estudiante es del libro, Vida de Albert Einsten de Mae Blacker Freeman

 

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Einstein Creyente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.