Libertad Mental

PUNTO UNO

Era un oso muy grande y muy fuerte, pero no podía salir de su jaula de seis metros de largo por tres metros de ancho. Se la pasó allí por muchos años. Un día, los dueños del circo decidieron liberarlo y le sacaron de la jaula. El oso seguía caminando exactamente la misma distancia, seis metros por tres.

Es un cuento muy ilustrativo para los que quieren comprender ciertos comportamientos. Los límites no están fuera ni nos aprisionan, están en la propia mente.

El cuento es igual al del elefante, que nació dentro del circo, y todos los días era atada su pata a una pequeña estaca junto a la tienda. Al inicio, la fuerza del pequeño elefante no podía romper la estaca, sin embargo creció y se hizo muy fuerte, pero aun estaba atado a una pequeña estaca, que con sus fuerzas hubiese sido muy fácil arrancarla del piso.

Por costumbre, su mente se  esclavizó a una idea. ¿Donde están los barrotes de la jaula? ¿Dónde está la estaca que no te permite moverte? Quizá si existen, pero tal vez no son tan poderosas como parecen. En todo caso, debemos buscar la salida, y una vez la descubramos debemos romper todo límite mental. Ya lo decía Facundo Cabral, “no te sientas esclavo, ni aún siendo esclavo”; esa es la forma de salir de la esclavitud.

PUNTO DOS

La peste iba muy enfurecida camino de Damasco, en su ruta se encontró con un ermitaño sabio, y éste le preguntó

¿A dónde vas tan de prisa?

Voy rumbo a Damasco a matar un millar de personas, respondió la peste.

Al cabo de un corto tiempo retornaba satisfecha de Damasco, y se volvió a encontrar con el ermitaño, y éste le dijo:

He oído que has matado Cien mil personas ¿No decías que sólo ibas por mil?

No viejo sabio, le respondió la peste, -Yo solo maté mil, pero el miedo ha matado a los otros Noventa y nueve mil víctimas.

La mayor parte de las veces es el miedo el que causa el daño. A veces no mata la enfermedad sino el miedo. Las personas oímos un rumor y esperamos lo peor, tememos que el mundo se acabe, tememos que el tiempo nos sea extraño. A veces es el miedo quien crea nuestra ruta. El miedo decide por nosotros.

La mente debe ser liberada mediante nuestros pensamientos. Las decisiones libres son las que carecen de miedo… y al miedo se le vence enfrentándolo… se le vence amando…

Por eso no hay mejor medicina que el amor…

tony 466

 

*Cuentos citados por Tony de Mello

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s