El Ángel y el Científico

En un viejo castillo, desgastado por la humedad, en la cima de la montaña en la que se encontraba, vivía un viejo científico loco. Le gustaba mucho hacer inventos de todo tipo. Era macabro a veces, y otras solo construía utilidades que quizá los humanos ocuparían alguna vez para hace más cómoda su vida.

Como era muy hábil en todas las ciencias, en las que se incluyen la magia y la adivinación. Uno de sus mayores logros era haber descubierto una manera de usar artificialmente la clarividencia. Además podía replicar personas con gran exactitud.

angel cientifico laboratorio

Con sus muchos aparatos descubrió que el ángel de muerte había recibido la orden de llevarlo al más allá. Su tiempo se había cumplido y debía regresar al lugar de los muertos.

Muy astuto el científico mago, usó sus artes para crear doce copias idénticas de él mismo. Con sus respectivas ropas y sus maneras de actuar, Por dentro y por fuera eran el mismo científico loco y solitario del castillo.

El ángel con su gran espada salió en su misión. Buscó al científico y encontró a trece idénticos magos. Cada cual con el mismo aspecto. Con la misma voz y con los mismos gustos solitarios de un loco de atar.

El ángel sorprendido, y ante la dificultad de llevar al correcto científico, se paró un momento. Decidió volver al cielo a meditar sobre el asunto. Y así lo hizo.

Repasó su experiencia con los humanos y recordó que los hombres siempre tiene una falla. Se río en sus adentros y se armó nuevamente, pero ésta vez de la astucia de alguien que conocía la naturaleza humana, y emprendió su viaje a cumplir su misión.

Una vez en el lúgubre castillo, el ángel hizo una venia frente a uno de los científicos, y de manera muy culta le dijo: «Señor, a un genio como Usted es difícil no rendirle honor; pero, con toda la perfección que es usted capaz de crear, mucho me temo que encontrado un error a su magnífica creación…» no terminó la frase el ángel, que cuando el verdadero científico se acercó con un grito: ¡Imposible! Todo está perfectamente calculado. ¿Me podría decir dónde está el defecto?

El ángel extendió su brazo y sostuvo al verdadero científico y le dijo: «Aquí, estimado amigo. El error siempre es el EGO.» «Sólo una alabanza y una crítica lo sacan a la luz y será capturado.»

El ángel se llevó al científico al juicio que le correspondía según su creencia….

Angel Cientifico Ego

 

 

*Adaptación de un cuento popular de autor desconocido

Anuncios

Un comentario sobre “El Ángel y el Científico

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.