La Cosmonauta Canina

Cerca de cumplirse el 40 aniversario de la Revolución Rusa, la Unión Soviética envió el primer satélite al espacio, y lo llamó el Sputnik. Un mes después tras haber conseguido un gran éxito, y al cumplirse ya el aniversario, es decir el 7 de noviembre de 1957, enviaron un segundo Sputnik, pero no solo con motivos de celebración y la correspondiente competencia con los Estados Unidos, sino también para experimentar sobre las condiciones en la que se encontraría un ser vivo en el espacio.

Para el éxito de la misión, y con la dificultad de enviar a un ser humano, se resolvió enviar a un animal, y lo más correcto les pareció enviar a una perra, sí, una hembra canina, por la particularidad que las hembras no elevan la pata para orinar, lo que hace que necesiten menos espacio. Fue escogida de entre varias candidatas de la calle de Moscú; buscaron una perra callejera, por ser éstas más “despiertas” y por el hecho de vivir en la calle, estaban más acostumbrados a las inclemencias del tiempo. Quizás por esa misma razón tenían más desarrollado su sentido conservación.

En realidad, ya hubo otros perros que viajaron en una nave, pero que llegaron a zonas suborbitales. La encargada de los entrenamientos de éstos animales era Adilia Kotovskaya, cuenta que sintió mucha pena cuando envió a Laika al cielo. Nos cuenta Adilia que cuando la puso en la cápsula le pidió perdón y la envió a un viaje del que nunca regresaría. perra laika 6

Se le puso ese nombre que significa “ladradora”; pesaba cinco kilos y tenía unos tres años de edad.

El Sputnik 2 despegó y el ritmo cardíaco de Laika se aceleró considerablemente, sin embargo a las tres horas, aproximadamente, se reguló a la normalidad. El satélite circundó a la Tierra nueve veces antes de que la temperatura excediera los 40 grados centígrados, lo que ocasionó la muerte de su única tripulante. El gobierno soviético intentó tapar esta realidad y sostuvo que la perra murió por un veneno que se le puso en los alimentos, para ocasionar una muerte sin sufrimiento, ahora sabemos que no fue así. El 14 de abril de 1958, el Sputnik 2 se desintegró sobre las Antillas.

La perra Laika pasó a la historia como la primera cosmonauta del planeta Tierra. La precursora para conocer algunos aspectos de los viajes a una zona extra orbital. Luego de ella hubo dos perros más que viajaron y regresaron con vida. Y posteriormente Yuri Gagarin sería el primer ser humano en orbitar el planeta.

La ciencia y la humanidad le debe mucho a esta perrita, y a otros animales más. Al margen de la discusión de si hubo maltrato animal o no, su legado es infinito.

perra laika sputnik replica
Sputnik 2 réplica
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s