El Compositor Sordo

«Recuerden su nombre, este joven hará hablar al mundo»
Wolfang Amadeus Mozart, sobre Ludwig Beethoven

Nació en diciembre de 1770 en la ciudad alemana de Bonn, nieto de un inmigrante belga que se desempeñaba como maestro capilla y además director de la Orquesta de Bonn. Hijo de un director de una orquesta local, aunque no muy dotado en la música.

Fue bautizado, se cree, al día siguiente de su nacimiento, el 17 de diciembre de 1770, según consta del acta respectiva.

Su padre, un alcohólico que perdió su puesto de director de la Orquesta de Bonn, que había heredado del abuelo de Ludwig; estaba obsesionado en convertir al pequeño Ludwig en un gran compositor, ya que era admirador de Mozart que había dado su primer recital a los cinco años de edad, entonces quería que su hijo hiciera igual. Para su bien, el pequeño Ludwig tenía la magia, y en verdad logró dar un recital a la edad de ocho años, aunque su padre mintió su edad, diciendo que tenía seis.

La presión de su padre para ensayar rayaba en la obsesión, era a tal extremo que casi no podía descansar. Su rendimiento en la escuela era muy malo. Era notorio que se pasaba somnoliento en las horas de clase, porque su padre lo habría obligado a tocar para sus amigos de copas en la madrugada.

A los diez años de edad abandonó la escuela regular para dedicarse totalmente a la música. El chico mostraba tan buena disposición y un excelente talento, que logró conseguir el auspicio de algunos nobles de su ciudad Bonn, en especial del conde Ferdinand Von Waldstein, para ir a estudiar a Viena con los mejores compositores. En Viena, se piensa que se entrevistó una vez con Mozart, el músico más admirado por la familia Beethoven, de ahí nace la leyenda de que Mozart anticipó el éxito rotundo de Beethoven.

Lamentablemente, su madre falleció y debió interrumpir sus estudios en la capital de la música clásica, y debió volver a Bonn, para cuidad de sus hermanos, pues su padre estaba incapacitado para hacerlo. Sin estudios, su padre sin trabajo, pero nuevamente hubo un mecenas que lo ayudó a continuar con sus estudios.

Pero, cuando su carrera empezaba a ser lo más prometedora posible, empieza a notar algo extraño en su oído. Los sonidos empezaron a disminuir poco a poco, pero no se quedó con el problema, sino que compuso su Quinta sinfonía. La sordera siguió ganando terreno hasta que Beethoven casi no escuchaba nada; se había quedado sordo.

Pero, lo que para cualquiera hubiese sido el acabóse, para él fue el principio. Siguió componiendo, y una de las más famosas; la Novena Sinfonía. Y En resumen, compuso nueve sinfonías, treinta y dos sonatas, dos misas y una ópera.

Con una carrera realmente impresionante. Siendo uno de los mejores compositores de la historia, y no muy reconocido en su tiempo, Ludwig van Beethoven falleció en Viena el 26 de marzo de 1827, quizá como el último representante de la música clásica.

Saludosbethoven d

Más sobre Beethoven

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.