Galileo Galilei III. Sor María Celeste.

La primera vez que escuché de este gran hombre, fue de labios de un profesor de mi colegio de secundaria, decía que Galileo era un hombre rudo que renegó de la Iglesia, y que ésta a su vez, lo asesinó inmisericordemente. Todos nosotros, los compañeros de clases éramos asustados ante tanta maldad eclesial y ante tanto valor de quien se había declarado un ateo radical. Tiempo después pude estudiar un poco más sobre el científico y el hombre llamado Galileo Galilei, y me encontré con algo totalmente opuesto.

Encontré a un hombre profundamente religioso, muy respetuoso de la Iglesia; Su juicio fue precisamente por tratar de armonizar sus conocimientos con la Biblia, buscando darle la razón a la sagrada escritura. Tenía muchos amigos dentro de la jerarquía eclesiástica, e incluso sus dos hijas, Virginia y Livia eran religiosas de claustro.

El punto no es si está bien o no armonizar la ciencia con la religión (tal vez en otra entrada lo trataremos), sino simplemente que la enseñanza se polarizó en un bando de odio, y eso es imperdonable. Aun en la actualidad, en algunos sitios se sigue enseñando que Galileo fue incinerado en una hoguera por negar a la Iglesia, eso sigue siendo falso.

Galileo tuvo tres hijos, Vicenzo el menor y Virginia y Livia las mayores. sor celeste sor arcangela

Virginia nació el 12 de agosto de 1600, hija de la ama de llaves de Galileo María Gamba. Galileo en 1610 se estableció en Florencia y estaba a cargo de sus dos hijas, a las que no tardó en enviarlas a un monasterio, logró evitar algunos requisitos previos al ingreso, gracias a su amistad con un alto prelado eclesiástico.

Virginia en el convento de San Mateo, hizo sus votos definitivos en 1616, tomando el nombre de Sor María Celeste. Al año siguiente, su hermana Livia tomará el nombre Sor Arcángela, luego de también hacer sus votos definitivos.

Sor María Celeste se comunicó con su padre con mucho afecto. Se nota que le era muy cercana. En realidad lo que se conoce de Sor María Celeste se debe exclusivamente a sus ciento veinte cartas dirigidas a Galileo. Las respuestas de éste hacia su hija no existen, se han perdido.

Sor María Celeste explica en sus cartas que la vida del convento es muy mala. Hay poca comida y los servicios son muy defectuosos. En una época tuvo que compartir su celda con otra monja, lo que le hacía un poco más difícil la vida, y que además debía cargar con una muy mala salud. Galileo ayudó en algo con las reparaciones que continuamente necesitaba el monasterio y en algunas otras necesidades.

Por ventaja si existe literatura para aprender más sobre estas personalidades. The Galileo Project, es un sitio web que ayuda mucho a la comprensión de Galileo Galilei.

En próximas entregas seguiremos tratando sobre Galileo Galilei

Saludos

Galileo Galilei I

Galileo Galilei II

.

Anuncios

Un comentario sobre “Galileo Galilei III. Sor María Celeste.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.