El Cojo de Calanda

calanda our-lady-of-the-pilar-zaragoza-spain1aEsta es una de las historias más impresionantes que el cristianismo ha relatado. Recuerdo cuando la primera vez que lo leí, estaba estupefacto sin creer lo que las palabras relataban en cada párrafo. Ayer, 12 de octubre, mientras recordábamos la Fiesta Nacional de España, y que también se festeja a la Virgen del Pilar lo volví a leer, y no ha perdido para nada su original misterio.

Se trata de Miguel de Pellicer, un muchacho de diecinueve años que deja su hogar para ir a trabajar, y en medio de su ardua jornada sufrió un accidente, cayó del carro en el que llevaban la carga y por sobre su pierna pasó la rueda de aquel coche, causándole graves heridas. Miguel fue trasladado de urgencia al Hospital de Valencia, en donde los médicos hicieron todo lo posible para paliar los males recién surgidos, pero no pudieron hacer mucho, y ante el empeoramiento de Miguel lo llevaron al Hospital de Nuestra Señora de Gracia de Zaragoza.

Ya en Zaragoza la situación de su pierna se puso aún peor y ante el avance de la gangrena el médico cirujano Juan Estanga optó por cortarla, “cuatro dedos por debajo de la rodilla” cuentan los registros. El practicante de medicina Lorenzo García enterró la pierna en el cementerio adscrito.

Miguel, en su natal Calanda era muy devoto de la Virgen del Pilar a la que siempre ofrecía oraciones en una ermita que allí había. En Zaragoza fue a su Basílica y en una de sus puertas pedía limosna día a día; gustaba de frotar el extremos de su extremidad cortada con algo del aceite que era ofrecido a la Virgen en las lámparas. Así pasaron dos años aproximadamente, hasta que el día 29 de marzo de 1640 fue para su pueblo natal a casa de sus padres.

calanda zack milagro-de-calandaEn casa se encontraba hospedado un soldado, y para pasar la noche tuvo que compartir el dormitorio con sus padres. Esa noche, a eso de la 10:00 a 11:00 pm tuvo un sueño, en el que, la propia Madre de los Cielos le untaba aceite sagrado sobre su extremidad cortada. Cuando su madre terrestre entró en la habitación notó que extrañamente desde debajo de las cobijas salían dos pies. En seguida despertaron a Miguel y revisaron su extremidad, y allí estaba, la misma pierna que había perdido hace más de dos años, hasta con una pequeña marca por sobre el tobillo que dejó la rueda del fatídico coche.

Se fueron para Zaragoza a dar las gracias a la Virgen. Y también fueron al arzobispado, y lo primero que revisaron fue el cementerio, y en el preciso lugar que enterraron la pierna, ya no estaba absolutamente nada. Un hecho extraordinario había sucedido. Se Tomaron declaraciones de testigos, de médicos, de obreros del hospital de mucha gente que acudía a la Basílica de la Virgen del Pilar y que conocían al cojo de Calanda. Un Milagro fue el veredicto.

“Decidimos, pronunciamos y declaramos que a Miguel Pellicer, natural de Calanda,
de quien en este proceso se trata, le ha sido restituida milagrosamente su pierna
derecha, que antes le habían cortado, y que tal restitución no ha sido obrada
naturalmente, sino prodigiosa y milagrosamente, debiéndose juzgar tener
por milagro, por haber concurrido en ella todas las circunstancias que el derecho
exige para constituir un verdadero milagro, como por el presente lo atribuimos a milagro, y por tal milagro lo aprobamos, declaramos y autorizamos”.

Esta sentencia fue dada el 27 de abril de 1641, está firmada por D. Pedro de Apaolaza Ramírez, Arzobispo de Zaragoza, conclusión del proceso canónico correspondiente que
fue iniciado el 5 de junio de 1640.

La noticia del milagro se regó muy rápidamente, llegando Pellecier a estar frente al rey Felipe IV.

Fray Jerónimo de san José escribió una crónica en 1641, y muy pronto fue traducida a varios idiomas, llegando a Italia y al Nuevo Mundo.

Pero no todos creen que ésto haya podido suceder, el escritor Brian Dunning, sostiene que la historia del milagro, que Pellecier era un vago que gustaba de pedir limosna en la puerta del templo y no trabajar. Dice que su pierna pudo ser doblada hacia atrás para esconderla, y que así siempre la tenía, y cuando fue a casa de sus padres la desató para dormir y fue descubierto. Entonces dijo que era un milagro para no ser sorprendido en la mentira.

Saludos

calanda pilar autoria 12

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s