El Acheri

Me contaron unas historias de miedo. El primero me dijo que un día, cuando se ponía el sol, su abuela encontró a una niña perdida en su jardín. Parecía muy enferma y estaba llorando. Ella, una mujer ya de avanzada de edad se acercó a ella y le preguntó por sus padres; la niña solo lloraba. La ingresó en su casa y cuando terminó de llamar a la policía para que fuera en su ayuda, la niña desapareció. Pero esa misma noche, ésta amable señora enfermó muy grave y al cabo de unos días falleció.

Otra historia es parecida, pero de otro lugar. Estaba una niña jugando en el parque, y de pronto se acercó otra niña que se le veía enferma y se pusieron a jugar juntas. Por un momento la persona que cuidaba a la niña las perdió de vista, y cuando volvió su mirada ya no estaba la otra niña. Esa misma noche en casa, la niña se puso muy enferma, la llevaron a un médico cercano quien no sabía de lo que se trataba, tardando mucho tiempo en lograr sanar.

Las dos historias, además de tener en común una niña que parecía enferma, es que en los dos casos se consultó con alguien que decía saber de que se trataba. Estos conocedores coincidieron en decir, que tanto la anciana cuanto la niña fueron influenciadas por un demonio que procede de las montañas y que viaja por los valles extendiendo su enfermedad. Estos supuestos conocedores, les dijeron que es el espíritu en pena de una niña del pasado que enfermó gravemente y que nadie la cuidó y la dejaron morir. Su objetivo al enfermar a la gente es la de alimentarse con su sufrimiento, mientras más sufre la persona más lleno está. Que su nombre es Acheri y que proviene de la mitología nativa de América del Norte.

La única forma de protegerse de esta entidad es colgar algo rojo, como un collar o un moño.

En realidad la leyenda provendría de la India; no se sabe con exactitud como pudo pasar a las tribus originarias de Norteamérica. Hay quien dice que la leyenda procede de los Chippewas. De ser cierto ésto, cuando llegaron los europeos a esa zona, fueron los franceses, quizá fueron ellos quienes lo llevaron, y al escuchar alguna historia similar la relacionaron. Esta explicación no es mas que una especulación.

Resulta extraño, porque hay más autores que sostienen que la leyenda del Acheri es nativa de América del Norte y que incluso desde allí, a través de los esclavos negros se fue a Europa. De los datos que tenemos sería al contrario, de Europa pasó a Norteamérica, y como ya dijimos, por alguna similitud de alguna leyenda nativa se le adjudicó el nombre de Acheri.

Claro, que la mayoría de autores insisten en que este demonio es universal, quizá conocido con otros nombres. Será fácil encontrar en internet autores que pongan en el mismo saco a la leyenda hindú y a la que se cuenta en América, como si se tratara del mismo demonio.

Un punto importante a considerar, es que los habitantes originarios de América del Norte no concebían que los muertos fueran al infierno, entonces si alguien estuvo vivo, en este caso la niña, su espíritu no puede ser un demonio ni tampoco venir del infierno. Una persona que muere va a un mundo espiritual sin concepto de infierno. Este detalle es lo que nos lleva a pensar que la leyenda no es de los nativos americanos.

Se puede revisar a Robert Gordon Latham. «Etnología descriptiva, Vol. II: Europa, África, India» .

 

 

 

¿Existen los Fantasmas?

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.