El Extraño Excavador

Cuenta la leyenda que una familia que vivía junto al río Mississippi, una tarde mientras bebían el té, miraron por la ventana y vieron algo en extremo extraño. Se acercaron ahí y en su patio se encontraba un esqueleto brillante que cavaba un hoyo con una pala.

A ratos se desvanecía y enseguida volvía a aparecer. Los alarmados habitantes de aquella casa salieron en un instante para ver lo que pasaba, pero al llegar al sitio no se encontró nada, excepto un hoyo perfectamente bien hecho.

El asunto se olvidó, y al cabo de un tiempo volvieron a ver al esqueleto que brillaba, que seguía cavando, no ya un hoyo, sino que iba de un lugar a otro del patio, excavando aquí y allá. Y de igual manera se desvanecía y volvía a aparecer.

La situación se puso tan crítica, y el temor empezó a hacer presa de aquellas personas que trataron de encontrar una solución al problema y llamaron a unos vecinos, sin embargo, éstos trajeron la idea de que los hoyos que hacía ese ser brillante, no eran más que los intentos de un espíritu, que está buscando algún tesoro que lo enterró cuando estaba vivo; no llamaron a nadie más, y simplemente empezaron también a cavar y cavar.

Aquel patio tenía más cráteres que la Luna, pero nunca hallaron el pasaporte a la riqueza. No faltó quien habló demás, y apareció quien sabía de un pirata que había fallecido cerca de ahí. Otro dijo que aquel marinero se encontraba enterrado aún más cerca. Los agujeros empezaron a aparecer por todo lado.

Un verdadero fantasma había aparecido: el fantasma de los tesoros. Nadie encontró nada hasta que finalizó la fiebre…

Sin embargo, la gente, sigue contando historias de que ven a uno como esqueleto luminoso, cavando hoyos junto a una casa a orillas del Mississippi….

 

 

¿Existen los Fantasmas?

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.