Gente del Mar II

La humanidad tiene leyendas sin fin de gente que habita las profundidades marinas. Algunos investigadores creen que simplemente es la atracción a lo desconocido, ese cierto morbo que tiene el ser humano por lo misterioso, lo que ha llevado a contar historias sobre dioses, humanoides, monstruos medio animales medio humanos. Por esta misma línea van quienes dicen que el ser humano, tiende  a exaltar a unos cuantos héroes y los diviniza. Y esto sería lo que pasa, no solo con los supuestos habitantes de las profundidades marinas, sino de todas esas deidades que aparecen hasta en los lugares más recónditos del planeta.

Una parte de esas leyendas es la del dios solar Oannes, también conocido como Ea. Es un dios muy bondadoso, que aparecía presuntamente desde el mar y se lo vinculaba con el Sol y con la fertilidad, ya que estaba con los humanos desde que amanecía hasta que oscurecía, en ese ciclo de vida y muerte. Oannes enseñó la agricultura, la ganadería, es decir, explicó como domesticar a los animales para que sirvieran al uso del humano. Enseñó artes y oficios. En resumen fue un mentor positivo para la humanidad. De ésta leyenda, solo se tiene conocimiento que una parte aparece en la mitología griega, y que ésta a su vez, viene de la mitología Asiria.

gente del mar ii oannes eaEs que Oannes es vinculado con el Sol, y por lo mismo tiene una contrapartida, y ésta es una diosa que se vincule con la Luna; Ya habíamos visto antes a Derceto, la diosa de la Luna y las estrellas, que fruto de un romance con un humano nació una niña; este hecho la avergonzó mucho, por eso abandonó a la criatura en medio de los arbustos de acacia, pero para que no muriera fue alimentada por las palomas. Esta niña fue rescatada por unos campesinos y recibió el nombre se Semiramis. Esta hermosa pequeña se hizo mujer y se enamoró de Menón, con quien contrajo nupcias con entero amor. Sin embargo, cuando el poderoso rey Ninus la conoció se obsesionó perdidamente por Semiramis, y exigía a Menón que la deje ir a palacio. Luego de muchas exigencias y presiones, Menón aceptó y la envió, pero luego fruto de su decepción se suicidó.

Ninus era ya viejo, y cuando murió, quizá con la ayuda de Semiramis, ésta se convirtió en la poderosa reina de Asiria.

Pero Semiramis siempre estuvo enamorada de su primer amor; cuentan los cronistas que hasta el día de su muerte, usaba y guardaba un collar que Menón le había regalado cuando se conocieron. Ese recuerdo estaba entre sus más preciadas pertenencias.

Lo interesante de todo esto, surge, cuando los historiadores dan por hecho que Semiramis fue una persona histórica, ya que tienen las evidencias. Entonces, podemos preguntarnos otras cosas, como por ejemplo ¿Oannes fue también un personaje histórico? ¿Derceto fue realmente la madre de Semiramis y no solo una leyenda? Si estas preguntas obtuvieran una respuesta positiva, entonces habría que investigar el por qué se los pinta como seres, mitad humano y mitad pez, en el caso de Derceto, también tiene algo de ave. Y, ¿Por qué se perdían en los mares?

¿Por qué las leyendas hablan de que Oannes era visto en algunas ocasiones con dos cabezas de un solo ojo? Y su parte pez era muy ajustada, pero que también, eventualmente, podía caminar. ¿En qué se parece esto a un traje de buzo de la actualidad?

Son fascinantes estas historias de los antecesores de los tritones y las sirenas. Miles de leyendas rondando nuestra historia y nosotros tratando de resolver sus misterios…

Continuaremos….

La primera parte aquí Gente del Mar y te va a interesar  Sirenas I

Saludos amigos y gracias por leer

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s