Las Piedras de Ica

Durante el siglo XX en el Perú, principalmente en el Departamento de Ica, los turistas empezaron a comprar unas piedras con dibujos en alto y bajorrelieve, con temas muy variados y algunos de una singularidad atrayente y algunas incluso absurda. Uno de esos compradores, allá por el 1966, regaló por su cumpleaños una de aquellas piedras al doctor Javier Cabrera Darquea, quien se interesó por lo peculiar de sus diseños y porque el pez allí dibujado, a su decir, era uno ya extinguido hace mucho tiempo, quizá millones de años.

Estas extrañas piedras son andesita, y en ellas están dibujadas escenas de todo tipo, pero las que más llaman son las que representan cirugías de alta gama, como por ejemplo un trasplante a corazón abierto. O aquellas en que se ve claramente que el ser humano convive con dinosaurios.

El doctor Cabrera tomó tanto interés en estas piedras que logró reunir un aproximado de once mil piedras, y fue tan constante que llegó a la academia universitaria. La Universidad Nacional de Ingeniería de Lima en convenio con la Universidad de Bonn, Alemania, hicieron algunos análisis a las rocas, pero sin poder llegar a una conclusión precisa, porque las piedras estaban lavadas, por ser encontradas en corrientes de agua, y no se podía aplicar el método del carbono 14 para datar su antigüedad, sin embargo, las investigaciones también concluyeron que los grabados no eran nuevos.

Las historias y leyendas que se tejen alrededor de estas piedras son muy variadas. Su propio difusor, el doctor Javier Cabrera, nos dice que las piedras cuentan la historia de una civilización muy antigua, él la llama la del «Hombre del Gliptolítico», que conceptúa a una raza extraterrestre que vino a habitar la Tierra en la época que existían los dinosaurios. Muy probablemente crearon mediante una mutación genética una nueva raza, que precisamente sería el ser humano.

Ante tal aseveración parece que la ciencia ha preferido callar, y no ha querido investigar lo suficiente para establecer conclusiones al respecto. Sin embargo, en la Universidad de Madrid, se volvió a analizar las piedras en el año 2003 mediante una técnica llamada termolumniscencia de carbonatos, que analiza elementos del contorno de donde se encontraron las piedras. Las conclusiones fueron que se podría datar a algunas rocas entre los cien mil y sesenta y seis mil años de antigüedad.

Entre los defensores, hay voces que advierten que no todas las piedras han sido analizadas, y en muchos casos, se han analizado las que se venden como recuerdos. Y que es obvio que un recuerdo resulte falso.

Existen muchos libros, muchas investigaciones y documentos alrededor de las piedras de Ica. Como dijimos antes, según muchos, éstas demuestran la existencia de una civilización anterior y que la misma quiso trasmitir sus conocimientos a generaciones futuras grabando las rocas. Y lo hicieron en rocas porque hacerlo por ejemplo en papel no tendría sentido, ya que se destruiría muy pronto; ni siquiera sobre oro, porque éste podría ser fundido por los amantes de tesoros que no corresponderían a la ciencia en sí. Por eso lo hicieron, dicen, sobre piedra. Además las escondieron convenientemente, ya que algunos de éstos defensores de las piedras, dicen, que en Ica hay unas cavernas que se comunicarían con la famosa cueva de los Tayos en Ecuador. En verdad, mucha tela se ha cortado sobre estas piedras como para un solo artículo.

Pero así como hay defensores, hay detractores. El más famoso de ellos es Vicente París, quien dice cosas muy interesantes.

En 1998 Vicente París dio los resultados de una investigación de cuatro años de duración. Entre sus puntos más importantes están fotografías ampliadas de las piedras (o microfotografías) que revelan restos de pinturas producidas en la actualidad, y que además muestran claramente que se usó papel de lija, por su puesto, también de la actualidad. Además, evidencia que los dibujos muestran absurdos científicos, tales como que se hace una cesárea a un dinosaurio, sabiendo que éstos son ovíparos y no mamíferos. O que simplemente los tipos de saurios representados son los de la moda cuando las piedras salieron a la luz; entre otras cosas.

Concluye París, que todo lo de las piedras es un fraude. Además porque el doctor Cabrera, tenía como proveedor de dichas piedras a Basilio Uchuya, quien ante las autoridades peruanas declaró que las piedras eran hechas por él.

Volveremos sobre este tema. Saludos.

Anuncios

4 comentarios sobre “Las Piedras de Ica

  1. Creo que las civilizaciones son cíclicas y que nosotros somos una más de estas. Por todas partes del mundo existen artefactos de procedencia inexplicable lo que no quita que existieron seres avanzados en nuestra prehistoria.

Responder a parraca Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.