Las bolas de Piedra

En el sur de Costa Rica, en el delta del río Diquís, existen un sinnúmero de petroesferas, perfectamente esféricas, muy bien pulidas, y que van desde los 10 cm hasta los 2, 57 metros de diámetro. Llegando a pesar a dieciséis toneladas.

Se descubrieron en 1939, cuando compañías estadounidenses exploraban los terrenos para plantar banano. Sus descubridores fueron los primeros en tratar de explicar su origen, simbolismo y utilidad al dinamitar a algunas, porque creían que dentro estaba el oro escondido por los pobladores precolombinos. Esta primera hipótesis fue desechada frente a la contundente prueba de que no había oro.

La cosmogonía indígena, dice que éstas rocas eran lanzadas con una cerbatana por el dios del trueno Tara, en contra de los “serkes”, que serían los semidioses de los vientos y los huracanes.

Desde entonces, estas piedras han pasado a formar parte de la tradición de Costa Rica. La UNESCO en 2014 las declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad. Las piedras se han convertido en un icono costarricense. Algunas de ellas fueron cedidas a museos y otra fue llevada a la embajada en Washington.

Pero además de la hipótesis de que dentro llevaban oro, existen otras que no son tan fáciles de llevarlas a experimentar. Dos autores, Zapp y Erikson, sostienen que son la prueba real de la existencia del continente perdido de la Atlántida. Fundamentan su aseveración en que las esferas son instrumentos de navegación, creadas por una muy avanzada civilización marítima de la antigüedad. En su libro “La Atlántida en América” sostienen que la alineación de algunas de las esferas coincide con Stonehenge, las pirámides de Gize, e incluso la Isla de Pascua.

Hay quien piensa que esas piedras fueron traídas, o por lo menos construidas por seres extraterrestres, ya que su construcción y sus formas no pudieron ser hechas por los indígenas de la época. Se cree que fueron hechas (o traídas) por los años 300 antes de Cristo. Pero esta teoría no acierta a decir para qué los extraterrestres traerían estas petroesferas.

La explicación que es más aceptada es que los indígenas, por esas mismas épocas, entre el 300 a. C. y 300 d. C. construyeron estas rocas con fines míticos religiosos, y el pulimento fue copiado de como la naturaleza realiza ese mismo trabajo. Los indígenas observaron ese pulimento mediante la erosión y lo replicaron en las rocas, muy sencillo.

Saludos

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Las bolas de Piedra

  1. Conozco las esferas, son muy interesantes. Al preguntar a los ciudadanos que transitan por el lugar no conocen su origen ni se pueden explicar que hacen allí. Nuestra historia se va perdiendo a lo largo de los siglos y no podemos explicar la misma, lo único que hacemos es una aproximación.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s