Las Brujas de Salem

En las primeras colonias de Nueva Inglaterra se suscitó un hecho, que hasta la actualidad no es explicado completamente. Pasa de ser una posesión diabólica colectiva a una simple infección de hongos venenosos. Es el misterio de las Brujas de Salem.

Samuel Parrish era un pastor calvinista, que se estableció junto con su familia en Salem, un pueblo cercano a Boston. Tenía dos hijas que empezaron a enfermar: Tenían prurito, comezón exagerado y que constantemente sentían mordeduras por todo su cuerpo. Ellas decían que una bruja las había hechizado. Pronto estos síntomas se extendieron a otros muchachos de la comarca, incluso llegando algunos a hablar en extraños dialectos.

Los pobladores de Salem no tenían una explicación para todo ello, y esto lo empeoraba que un esclavo de Parrish, de nombre Tituba, contaba leyendas de vudú propias de su tierra Barbados. Entonces, en aquella época no quedaba otra explicación que la posesión diabólica producto del hechizo de las brujas.

En 1692 se inició un proceso judicial para condenar a las brujas, se acusaron a catorce mujeres, curiosamente la menor de ellas tenía cinco años de edad, y la mayor estaba por llegar a los ochenta. También fueron imputados cinco hombres y dos perros.

He buscado en la crónicas y sorprende que no se recurriera al exorcismo para sanar a las niñas y a los demás muchachos, a pesar de que la población considerara posesión diabólica a la enfermedad; creían que con el juicio lograrían esa curación. Y así lo hicieron.

Durante el proceso judicial llegaron a un total de 141 acusados, de todo tipo, mujeres, varones y perros. Se desató una histeria colectiva de incalculable terror. Fruto de esos juicios resultaron veinte ejecutados, cinco murieron en prisión y hubiesen muerto muchos más, si es que en cuatro años los jueces no se arrepentían y firmaran una confesión declarando el error de su actuar.

El extremismo en el pensar, el negarse a ver otras circunstancias de los hechos. Quizá el considerarse dueños de la verdad lleva a que éstos terroríficos hechos lleguen a darse.

Actualmente se cree que las enfermedades de los chicos de Salem, no fue más que una infección de ciertos hongos venenosos que existen en el lugar. Al estar expuestos sin muchas defensas fueron contagiados en su mayoría. Esto explicaría el prurito, la sensación de mordeduras y los delirios, y por eso parecía que hablaban en lenguas extrañas. Esta explicación es muy convincente, pero no es perfecta.

A los habitantes de Salem de aquella época se los acusa de ignorantes, fanáticos y hasta por ahí los tachan de locos; pero sería saludable revisar las circunstancias en las que se encontraban, no se podía examinar minuciosamente a un paciente, ni siquiera tenían agua limpia para beber. Fue una época muy distinta. Es así que no se puede saber a ciencia cierta que es lo que pasó. Además hay algo que no se toma en cuenta, y son las historias de vudú del esclavo Tituba, pero eso, es otra historia.

Saludos

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Las Brujas de Salem

  1. He aquí una muestra del porque es importante que los pueblos sean educados y tengan mayor acceso al conocimiento. Además de exigir que los tomadores de decisiones (electos o no) tengan un mínimo de instrucción y conocimientos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.