Bruno

Giordano Bruno nació en el año 1548 en Nola, Nápoles en los Estados Pontificios, en aquella época aun bajo gobierno español; y, en 1565 ingresa a la orden de los Dominicos, siendo ordenado sacerdote en 1572

Era un hombre de temperamento fuerte. Le gustaba tener la razón.
Sus exposiciones fueron sobre la ciencia, pero también sobre teología.

En una época en que era muy difícil viajar, Bruno se movió prácticamente por toda Europa, y por todos los lugares expuso su pensamiento y en muchos de esos lugares tuvo problemas con ello.

Fue catedrático en la Sorbona de París y en la Universidad de Oxford en donde criticó el sistema opresor de Inglaterra.
Todos sabemos que Giordano Bruno siguió el sistema copernicano del heliocentrismo, decía que el Sol es una estrella más de la infinidad de ellas en el universo, ya que consideraba que el universo era infinito. A pesar de su temperamento fuerte, estaba convencido del libre pensamiento y esto es lo que le llevó a defender sus posturas hasta el extremo, incluso a perder su propia vida.

Bruno se fue contra el orden establecido, sus ideas empezaron por traspasar lo que hoy llamaríamos lo políticamente correcto. Sus ideas llegaron a sostener que se debía terminar con la ortodoxia y que el sistema social no debía basarse en el sistema religioso. Pero Bruno no era ateo ni odiaba a Dios, al contrario le tenía mucho respeto; era simplemente su apego a la libertad lo que le llevaba a pensar así. Pero evidentemente esto le trajo muchos problemas.

Cuando estaba siendo juzgado intentó contactar al propio Papa Clemente VIII, pero no contó con que hay cosas que ni el Papa podría contradecir.

Es bastante curioso que Bruno no fue excomulgado solo por la Iglesia Católica, sino también por los Calvinistas y Luteranos. Criticó muy duramente la reforma de Lutero.

Pero en el fragor del juicio, Bruno llegó a disculparse por haber sostenido la venialidad de los pecados de la carne.
Un hombre destruido y cansado fue llevado a la hoguera en la madrugada del 17 de febrero de 1600.

Algo, que muy pocos biógrafos mencionan, es que Giordano Bruno tenía un especial apego al ocultismo. Era un estudioso, principalmente, de Hermes Trismegisto. Consideraba al ocultismo un sistema apto de aplicar y de obtener buenos resultados. quizá fue esto lo que en realidad enfureció a los poderes de esa época. Alababa a Hermes que por lógica razón desmerecía al sistema vigente.

El 12 de marzo de 2000, la Iglesia Católica pidió perdón por la sentencia a Giordano Bruno.

Saludos

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Bruno

  1. Por más que los eruditos, en ciencias que solo ellos entienden, digan que la verdad es solo lo que ellos aprueban, «la verdad está más allá del hombre y solo ella le hará libre».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.