Entre finales

Hace veintinueve años se acabó el mundo. Sí, y lo predijo un grupo religioso un año antes, éstos decían que les habló el mismo Dios. Llegó el gran 28 de agosto de 1989 con una expectativa propia de la novedad; pero en el tan anhelado día todo fue normal.

Luego, otro grupo, que no se llamaba religioso sino ufológico, que en aquellas épocas era un nombre extraordinario: significaba que si han existido los Ovnis. Sí, de esos que vuelan sin alas y que transportan extraterrestres. Esta vez el fin del mundo estaba programado para el 23 de marzo de 1995. Vaya decepción, ese día ni siquiera llovió.

Luego, estos grupos programaron dos fechas, una el muy conocido 31 de diciembre de 1999, y que lo apoyaba el Y2K, y la otra, el 28 de agosto de 1999, sí, otra vez en el día del santo de Hipona. No había donde perderse, el armagedón sería con impacto profundo; ésta vez sí que es verdad. Pero llegaron los días y ni el Y2K funcionó. Nada de nada, el mundo siguió.

El 11S no fue profetizado y sucedió, por eso dicen que las cosas salen mejor sin planificar: terrible día.

Entre todo esto empezaron los clariventes, los astrólogos, los ufólogos y todos cuantos creían saber algo del mundo, a pronosticar su fin para el 21 de diciembre de 2012. Esta vez no podía fallar, lo establecieron los mismos mayas, decían. Y no sólo eso, porque si se calculaba bien, el diluvio universal se verificó justo hace veintiséis mil años, con la precision exacta de lo que dura el calendario maya. Esta vez era certero y hasta películas hicieron.

Pero llegó el gran día y no se cambió el eje de la tierra, no cayó el meteorito y ni siquiera llovió. Simplemente el Sol salió y luego se escondió, la luna sonreía.

Surgieron otros muchos, entre pastores y brujos señalando nuevas fechas, en ninguna hubo catástrofes extraordinarias.

Hoy los profetas del desastre dicen y aseguran que nunca predijeron una catástrofe apocalíptica, sino un cambio de conciencia, y algunos aseguran que en el 2012 sí se acabó el mundo, sólo que no nos dimos cuenta. Y que además, pronto llegará Nibiru, si, pero esa es otra historia.

Saludos

 

También te gustará El fin del Mundo… otra vez

Anuncios

4 comentarios sobre “Entre finales

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s